La digitalización de las empresas no es una opción que se pueda escoger o no. Las empresas que quieran mantenerse en la línea de flota deberán asumir este reto y afrontar, más tarde o temprano, todos los cambios necesarios para llevar a cabo la transformación digital de las empresas.

A todos nos cuesta salir de nuestra zona de confort y más cuando, después de muchos años y esfuerzo, hemos conseguido poner en marcha una infraestructura global de gestión, producción y venta que nos ha conducido al éxito, pero la cita con lo digital, hoy en día, es imprescindible y obligatoria para sobrevivir en el mercado.

Compañías como Uber, Airbnb, Amazon o Spotify, no sólo han mostrado al mundo un nuevo modelo de negocio sino que, han gestado un nuevo modelo de consumidor que hoy en día exige, al resto de las empresas del mundo, adaptarse al entorno digital para poder satisfacer unas necesidades ya creadas.

No saber adaptarse al entorno digital puede salir muy caro a las empresas, sin embargo las empresas se resisten al cambio digital.

Las empresas españolas se resisten al cambio digital

Del mismo modo que se han desvanecido grandes empresas como Blockbuster, al no darse cuenta de que el futuro de la imagen pasaba por el streaming y Netflix le tomó el relevo, muchas otras compañías desaparecerán en los próximos años si no saben transformarse digitalmente.

Según diferentes estudios, las empresas españolas no tienen muchas ganas de afrontar la transformación digital:

  • La encuesta realizada por la escuela de negocios The Valley Digital Business School señala que el 60% de los empleados del sector empresarial en España asegura que la transformación digital es necesaria para evitar que las empresas desaparezcan. Sin embargo, este mismo estudio, sitúa a España a la cola de la innovación tecnológica en los negocios.

Esta reticencia hacia la transformación digital, según el estudio que recoge Merca2.0 se debe a:

  • desconocimiento de los beneficios de la digitalización, como por ejemplo: mayor eficiencia, crecimiento de la competitividad y procesos más ágiles.
    • Una estructura y dirección tradicionales.
    • Falta de formación de la plantilla.
    • Poca capacidad para asumir riesgos e inmovilismo.
    • La utilización de procesos obsoletos.
  • Según el estudio “Índice de Madurez Digital de las Empresas”, realizado por la escuela Inesdi Digital Business School, Incipy y la consultora nPeople, las empresas españolas suspenden en transformación digital con 3,7.

Este mismo estudio, en el que han participado 250 directivos y profesionales con un grado de responsabilidad medio-alto en sus respectivas compañías, señala que el 76% de las organizaciones españolas están todavía en un estadio básico de madurez digital, que es el más bajo de los 5 que define el estudio: básico, inicial, estratégico, transformador o innovador.

  • Un estudio elaborado por Global Center for Digital Business Transformation, institución constituida por la escuela de negocios IMD y Cisco, asegura que en los próximos 5 años, 4 de cada 10 compañías tradicionales desaparecerán si no asumen la disrupción digital. Y al mismo tiempo, este organismo, en el estudio  estudio Redefiniendo el liderazgo en la era digital, señala que sólo el 15% de los ejecutivos están preparados para el reto digital, tal y como lo recoge el periódico Expansión.
  • Según el estudio de la Fundación Orange La transformación digital en el sector retail, las principales barreras para la transformación digital son la resistencia al cambio y la inversión económica que implica este cambio.
Barreras para la Transformación Digital

Fuente: Estudio La transformación digital en el sector retail de la Fundación Orange.

Asimismo, la Fundación Orange nos ofrece una clarificadora infografía de las barreras que debe superar el sector turístico para abordar su transformación digital. Lo incluyo en el post, porque muchas de esas barreras podrían aplicarse a cualquier otro sector industrial.

Barreras Transformación Digital del sector Turístico

A pesar de este panorama que, siendo sincera, no es muy alentador, algunos expertos como Alfredo Iglesias Fraga, Periodista especializado en economía digital, vaticina grandes cambios digitales en las empresas en el 2018, tal y como pude leer en su artículo del periódico El Mundo 2018: el año que vio nacer la revolución digital.

Personalmente, no me atrevo a hacer ningún vaticinio en este sentido, lo que si puedo garantizaros es que el futuro de las empresas será digital o no será, porque sencillamente dejarán de existir.

El consumidor está cada vez más digitalizado

La digitalización de las empresas es un paso imprescindible para la pervivencia de la mayoría de las organizaciones.

El avance de la tecnología ha cambiado la manera en la que nos comunicamos, nos informamos y en la que consumimos, por lo que debemos ir al paso de lo que ésta nos ofrece.

El mundo de los negocios continúa digitalizándose a gran velocidad, derribando barreras e innovando con nuevos modelos comerciales. Si la organizaciones no se suman a la transformación digital se quedarán atrás. Todo esto con el objetivo principal de construir relaciones más sólidas con los clientes, aumentar las oportunidades de venta cruzada y enfocarse en el crecimiento corporativo. En definitiva, la transformación digital es una transformación inevitable para sobrevivir en el espacio empresarial.

Gracias a las grandes compañías como Google, Samsung, Amazon o Apple, ahora los usuarios esperan que cada organización entregue productos y servicios rápidamente, y todo ello con una experiencia satisfactoria.

El consumidor quiere tener la posibilidad de iniciar sesión o consultar en su cuenta servicios como la electricidad o el gas y ver un informe en tiempo real de su consumo. Espera comprar un teléfono de su proveedor de telecomunicaciones, activarlo y configurarlo de inmediato. Quiere que los préstamos bancarios se aprueben rápidamente. Desea que todos los proveedores de servicios tengan acceso automatizado a todos los datos que ha proporcionado